“Nuestro director científico por el mundo”

Capítulo 4. Meseta central de Etiopía.

Etiopia

Etiopía se halla en la zona oriental de África, en una de las regiones geológicamente más activas del planeta. Allí, enormes sistemas de fallas tectónicas (Rift Valley) están separando del continente todo el margen oriental africano. Paises como Somalia, Kenya, Tanzania o Etiopía estarán separados físicamente del resto del continente dentro de unos 15 millones de años, formando una inmensa isla dentro del Océano Indico.

La actividad volcánica ligada a este dinamísmo geológico produce zonas dentro del país muy elevadas, con cotas que superan los 4000 metros de altura. Ligados a estas cotas tan altas, los ecosistemas presentes se adaptan a una elevada humedad y temperaturas muy frías, dando lugar a climas más parecidos a los presentes en el norte de Europa. Una de las imágenes más espectaculares de estos ecosistemas la tenemos en la llamada “Meseta central etíope”, donde a cotas cercanas a 3000 metros de altura habitan grandes poblaciones de babuinos, monos de carácter gregario de gran tamaño que, fundidos con la niebla de la zona, componen una escena sugerente, tal y como se aprecia en la fotografía adjunta, tomada en la expedición a Etiopía llevada a cabo por nuestro Director científico Chema García en julio de 2014.

Nuestro Director científico por el mundo.


Capítulo 3. Isla de Mikonos (Grecia)

Mikonos

El archipiélago de las Cícladas forma un conjunto de 230 islas situadas en el centro del Mar Egeo, entre Grecia y Turquía. De todas ellas, Mikonos (la isla de los vientos) destaca por sus atractivos turísticos y sus playas. Desde el punto de vista geológico, esta isla se compone de modo mayoritario por granitos, rocas plutónicas cristalinas generadas por lento enfriamiento de magmas profundos provenientes del núcleo terrestre, que generan un paisaje de suaves colinas cuyas cotas máximas no llegan a 400 m de altura. Los geólogos han datado estos granitos en unos 13,5 millones de años, momento en el cual una masa de lava se solidificó en la zona a una profundidad de varios kilómetros. Estos granitos presentan tres minerales principales: cuarzo, ortosa y micas. De ellos destaca la gran cantidad de biotita, un tipo de mica oscura y brillante muy característica.

Otro de los atractivos de esta isla es un conjunto de molinos de viento construidos en el siglo XVI y declarado patrimonio cultural. En su momento, estos molinos se usaban para moler el grano que posteriormente era transportado en las rutas comerciales entre oriente y occidente. En la imagen, Chema García Aguilar aparece junto a estos molinos en un viaje llevado a cabo en 2010.

Nuestro Director científico por el mundo.


Capítulo 2. Desierto de Gobi (Mongolia).
Desierto del Gobi

En julio de 2008, Chema García Aguilar llevó a cabo una expedición a Mongolia y Siberia.

Mongolia ha sido hasta hace pocos años uno de los países más herméticos y desconocidos del mundo, con una gran superficie y escasa población humana. La región situada al sur de Mongolia se halla ocupada en gran medida por el desierto del Gobi, cuya imagen aparece en el reportaje. Este desierto tiene una superficie mayor de un millón de kilómetros cuadrados, lo que supone una extensión similar al doble de España, y forma una extraña anomalía ecológica, puesto que se halla a una latitud similar a Francia o Suiza, posiciones donde resulta difícil imaginar un desierto.

La razón de este fenómeno se halla en las cadenas montañosas del Altai y el Himalaya, situadas al sur, y que forman una eficaz barrera que impide el paso de los frentes de lluvia, que, de este modo, apenas afectan al Gobi. El clima de la región es de tipo continental extremo con temperaturas invernales que pueden llegar a los -40º C y precipitaciones anuales menores de 200 litros por metro cuadrado. La región apenas está habitada por tribus nómadas de pastores que viven en sus características cabañas circulares denominadas “yurtas”. El paisaje que observamos en este desierto es muy sugerente, con interminables estepas desoladas y campos de dunas arenosas doradas donde resulta común observar animales como camellos, lobos, osos pardos, yaks, águilas, marmotas e incluso leopardos de las nieves. Desde el punto de vista geológico esta región resulta de extraordinario interés, puesto que alberga algunos de los yacimientos de fósiles de dinosaurios más importantes de mundo.

Ocho meses con el acceso cerrado por un alud

A través de este artículo, podéis conocer la situación actual en la que se encuentra estancado el arreglo de una vía pública, la que da acceso a una parte del Sacromonte, en la que se encuentra el Museo Cuevas del Sacromonte.
La que reivindican como una necesidad urgente, varios colectivos culturales y empresariales preocupados por la conservación de este patrimonio tan singular de la cultura granadina.

http://granadaimedia.com/arreglo-camino-museo-cuevas-sacromonte/

Conociendo Valparaíso

El sábado 8 de noviembre de 2014, el director científico del Museo Cuevas del Sacromonte, José Manuel García Aguilar, llevó a cabo una actividad sobre el conocimiento de la historia geológica del valle del río Darro en el marco de las Jornadas Europeas del Patrimonio 2014 “Vivir nuestros paisajes culturales”, organizada por el Patronato de la Alhambra-Generalife.

La actividad, en la que participaron 14 personas, transcurrió a lo largo de una ruta a pie desde el Paseo de los Tristes hasta la Silla del Moro observando e interpretando aspectos geológicos en el entorno de Valparaíso de interés, como son la presencia de depósitos de oro en el río Darro, el origen y características de la Formación Alhambra, unidad sedimentaria conglomerática que forma todos los paisajes del entorno Alhambra-Sacromonte, las rocas que componen el recinto de la Alhambra y los paisajes apreciados desde el mirador de la Silla del Moro.

DSCF2135Componentes de la ruta geológica en Valparaíso llevada a cabo el 8 de noviembre.En el centro, con chaqueta naranja, José Manuel García Aguilar

A continuación se ofrece un breve resumen de la historia geológica de Valparaíso, tal y como fue tratada en la actividad:

Con sus 250 m de altura, Valparaíso (valle del río Darro) constituye uno de los espacios naturales más interesantes del entorno urbano de Granada para el estudio y observación de las unidades geológicas que constituyen el extremo Este de la depresión o “vega” de Granada y en particular la Formación sedimentaria Alhambra. Sierra Nevada se constituyó como relieve diferenciado hace unos 15 millones de años debido al choque de placas tectónicas. A causa de deshielos sucedidos mediante grandes cambios climáticos, hace unos 5 millones de años, se formaron gigantescas riadas que transportaron millones de toneladas de barro y rocas erosionadas en las zonas altas de Sierra Nevada hacia zonas más bajas, en forma de grandes abanicos aluviales, originando así la Formación Alhambra. Una vez concluida esta sedimentación y colmatada la cuenca, hace entre 200000 y 43000 años según distintos autores, la erosión alisó el paisaje y creó inmensas llanuras elevadas, como el Llano de la Perdiz, que posteriormente fueron excavadas y erosionadas por los ríos y arroyos actuales a una velocidad media entre 0,15 y 1,10 cm/año, produciendo así el paisaje de barrancos y cauces que hoy podemos observar a lo largo de Valparaíso.

DSCF2132Rasgos del paisaje de Valparaíso: red de drenaje y salida del río Darro hacia la Vega de Granada en su desembocadura en el río Genil. Los materiales que componen las colinas son conglomerados pliocenos de la Formación Alhambra (5 millones de años de antigüedad).