Cante del sur

No se puede negar que a los pueblos del sur les unen varias cosas como el clima, la cocina, el temperamento y el alma abierta de su gente. Pero hemos de citar mas atentamente que hay algo muy importante en común lo que podemos encontrar en las raíces musicales de los países mediterráneos europeos cuales son el flamenco de España, el rebético de Grecia y el fado de Portugal, géneros de música que se consideran afines. Los tres nacieron en épocas y en lugares distintos pero hay que mencionar que sus canciones han nacido bajo las mismas condiciones sociales e económicas y que comparten una identidad bastante parecida. Para explicar esta similitud hay que examinar los caminos sociales de cada género.
Para empezar, con respecto al flamenco, este patrimonio de la humanidad, prosperó en Andalucía a mediados de siglo XIX y debe sus raíces a la mezcla maravillosa de cuatro culturas distintas, a la fusión de los gitanos con los musulmanes, los judíos y los Andaluces. El cante de flamenco que era siempre ´´privilegio´´ de los gitanos fue al principio una expresión cultural que nació del desgarro de un pueblo, que comunicaba la pobreza, la marginación, el exilio, el sufrimiento. Los cantes de flamenco de aquella época se nutren de las penas y de los dolores de un pueblo libre y marginado. A continuación, en lo que concierne a rebético, cuyas raíces se encuentran en la costa occidental de Asia, era la música que llevaron los expulsados a Grecia tras la catástrofe en Smirna en 1922. Nacido en los café-amán en Asia Menor y crecido en los bares ilegales y marginales de Atenas y de Pireus el rebético era el ´´fruto´´ de los delincuentes, encarcelados, drogadictos y de las personas que vivían en una pobreza extrema. Las canciones de rebético hablaban de la política, droga, amor, policía, ilegalidad y de la patria perdida. Para seguir, con relación a fado, la expresión popular de Portugal, sabemos que a través de sus cantos el pueblo portugués expresaba el dolor, la melancolía, la nostalgia y los malos momentos de la vida en los barrios más humildes. Los temas de fado se cantaban en barrios aislados, en bares donde había todo tipo de gente como prostitutas, marineros, contrabandistas y simplemente gente pobre, personas que curaban su alma mientras escuchaban palabras tristes y nostálgicas.
Después de este pequeño vistazo a las condiciones que dieron a luz estos géneros de música incomparables, hay que reconocer que todas estas canciones llevaban las necesidades básicas del ser humano para expresarse y para afrontar los problemas de una vida cotidiana dura. No importa si fuera en una cueva, en un café cantante, en un café-aman, en una celda o en una taberna de Lisboa. Lo que importa es que las voces-gritos de los cantantes podían hablar al alma y suavizar las penas del corazón. Sin embargo, sus canciones llevaban orgullo y libertad y comunicaban la pasión, muerte, pecado, fuga, amor, margen y el sufrimiento con el modo más fuerte y emocionante.
A fin de cuentas, hoy en día, puedes cerrar los ojos escuchando un cante jondo, un amané o un fado vadio y dejarte llevar por otras épocas y lugares lejanos compartiendo el sentido de la vida con esta gente del sur humilde pero también buena, digna y orgullosa._11225754_72ca1c3eimage0-016

comica flamenco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s